Biblioteca Gabinete de antigüedades Diccionario Cartografía Real Academia de la Historia
Información
Categorías
Boletín de Novedades
Su correo electrónico

Preferible el formato HTML

De interés
 Formulario-PagoAbrir formulario para pago de pedidos  Untitled document
Distribuidores Untitled document
Envío Gratis

 Catálogo 2015. Precios reducidos por stock.Abrir Catálogo de Publicaciones 

Búsqueda Rápida
 
Búsqueda Avanzada
Autores
La evolución del Banco de España como banco central (1782-1914): una aproximación de historia comparada. 12,00 €, (iva incluido)

Ficha técnica

Páginas: 190
ISBN: 9788415069874
Editorial: Real Academia de la Historia
Formato: 24 x 17 cm
Acabado: Rústica
Colección Discursos
Año 2019
 

Precio sin IVA: 11.54 €

Observaciones:

La evolución del Banco de España como banco central (1782-1914): una aproximación de historia comparada.

Autor(es): Tedde de Lorca, Pedro; Sanz Ayán, Carmen

Discurso de ingreso en la Real Academia de la Historia del Excmo. Sr. D. Pedro de Tedde de Lorca, leído el 4 de marzo de 2019, y contestación a cargo de la Excma. Sra. Dª Carmen Sanz Ayán.


El Banco de España es una de las instituciones económicas españolas más veteranas, sólo por detrás del Tesoro Público, y el tercer banco emisor más antiguo del mundo entre los hoy existentes, después del Banco de Suecia, creado en 1688, y del Banco de Inglaterra, que se fundó en 1694. El examen de su evolución histórica se realiza desde una perspectiva comparativa, estableciendo similitudes y diferencias con aquellos bancos centrales que han servido de modelo a otras naciones europeas, como fueron los de Inglaterra y Francia. También se dedica una atención particular al sistema de emisión de billetes en los Estados Unidos, que influyó en numerosos bancos centrales del continente americano.

Los bancos centrales no son instituciones aisladas de su entorno social. Tampoco lo ha sido el Banco de España desde su creación, y las peculiaridades propias de la sociedad y de la economía española contemporáneas han repercutido en sus características, primero como banco emisor oficial, después como banco nacional, y finalmente como banco central. El modelo bancario que siguió el Banco de España –desde que su nombre era de Banco Español de San Fernando, entre 1829 y 1856- fue, sobre todo, el del Banco de Francia, instituido en esta nación en 1800. Sin embargo, la idiosincrasia del Estado liberal español en el siglo XIX, particularmente la crónica insuficiencia financiera del Tesoro Público, condicionó el funcionamiento del Banco de España, uno de sus principales suministradores de crédito. Dicha función, común con otros bancos emisores europeos, absorbió crecidos recursos de dicha institución, aunque ello no le impidió facilitar crédito al sector privado en Madrid y escasamente fuera de la capital. El Banco de España obtuvo, a lo largo del siglo XIX y primera mitad del XX, sustanciales beneficios para sus accionistas. No hay que olvidar que, a pesar de su vinculación con el Tesoro Público, era una entidad privada y lo siguió siendo hasta 1962. En este punto, antes de la Segunda Guerra Mundial, el Banco de España no difirió de los restantes bancos centrales de esa época.

En cambio, se diferenció de los Bancos de Inglaterra o de Francia en su retraso en convertirse en banco nacional, no extendiendo sus actividades al conjunto del territorio español antes del último cuarto del siglo XIX. Hasta 1874, cuando le fue concedido el monopolio de emisión de papel moneda, hubo bancos emisores en las provincias, fusionados aquel año con el de España, salvo cuatro que permanecieron como entidades independientes, limitados a operaciones comerciales. A partir de 1913, varias décadas después de sus homólogos inglés y francés, el Banco de España empezó a ejercer la competencia de prestamista de última instancia, consistente en proporcionar crédito a otros intermediarios financieros con dificultades de liquidez que pudieran extenderse al resto del sistema bancario. Otra singularidad del Banco de España fue el retraso en responsabilizarse por completo de la política monetaria, aunque avanzó en este terreno a partir de 1975, no siéndole reconocida autonomía legal plena hasta 1994. Cinco años después, el Banco de España se integró en la Unión Monetaria Europea, dentro del sistema de bancos centrales, cuya máxima autoridad es el Banco Central Europeo, con el euro como moneda común. De esta forma, al cabo de dos siglos de existencia, completaba el Banco de España su homologación con otras instituciones similares de Europa occidental, de forma casi simultánea al final de su trayectoria como entidad emisora independiente.


La evolución del Banco de España como banco central (1782-1914): una aproximación de historia comparada.
Tedde de Lorca, Pedro; Sanz Ayán, Carmen

11.54 €, sin IVA
Compre Ahora

Discurso de ingreso en la Real Academia de la Historia del Excmo. Sr. D. Pedro de Tedde de Lorca, leído el 4 de marzo ...
 

Clientes que compraron este producto, también han comprado
Las acuñaciones provinciales romanas de Hispania.
Las acuñaciones provinciales romanas de Hispania.
Excavaciones en el Claustro de la Catedral de Toledo.
Excavaciones en el Claustro de la Catedral de Toledo.
Fuentes Españolas Altomedievales. El códice emilianense 31 de la Real Academia de la Historia.
Fuentes Españolas Altomedievales. El códice emilianense 31 de la Real Academia de la Historia.
Teutates: el héroe fundador.
Teutates: el héroe fundador.
Las monedas de Al-Andalus: de actividad ilustrada a disciplina científica.
Las monedas de Al-Andalus: de actividad ilustrada a disciplina científica.